Logo Mega Salud

Síndrome del Comedor Nocturno Trastorno Alimentario en la Oscuridad

Síndrome del Comedor Nocturno

Trastorno Alimentario en la Oscuridad

Fecha de publicación: 2 Jul 2014

Trastorno Alimentario en la Oscuridad

Esta alteración está ligada a cuadros depresivos, estrés e insomnio, y se caracteriza por un bajo consumo de comida durante el día y la excesiva ingesta de alimentos hasta bien entrada la madrugada. El poco conocimiento de esta enfermedad hace difícil su detección.

La anorexia y la bulimia son los trastornos alimentarios que mayor temor generan en nuestra sociedad, debido a los estragos que producen sobre todo en adolescentes que buscan la figura perfecta. Pero existen otras alteraciones cuya existencia pasa desapercibida, por lo que son más difíciles de detectar tanto por quienes las padecen como por las personas de su entorno.

El síndrome del comedor nocturno es un trastorno del hábito normal de la alimentación donde el paciente no siente apetito durante el día, pero sí de noche, momento en que incluso puede llegar a consumir más de la mitad de las calorías que el cuerpo necesita diariamente.

En esta alteración también influyen componentes sicológicos y del sueño: se asocia a depresión, ansiedad, estrés y baja autoestima, y puede producir sobrepeso. El afectado se despierta varias veces por la noche y tiene la creencia que al comer logrará conciliar el sueño, comportamiento que puede repetirse hasta altas horas de la madrugada, llegando a generar insomnio.

Aún no está claro si el origen de este síndrome es fisiológico o sicológico, pero lo que sí se sabe, es que prevalece en mayor medida en las mujeres, se da principalmente en la adultez temprana con un promedio aproximado de 39 años, y cerca de un 1,5% de la población mundial lo padece.

Para su tratamiento se utilizan antidepresivos y, en paralelo, es necesario recurrir a una terapia sicológica y a un experto en alimentación para restaurar los horarios normales de ingesta de comida.

SÍNTOMAS

  • Depresión, ansiedad y estrés.
  • Poco apetito durante el día e hiperfagia -o consumo excesivo de alimentos- durante la noche.
  • Estado de ánimo que baja a medida que transcurre el día.
  • Dificultades para conciliar el sueño.
  • Alto consumo de alimentos ricos en hidratos de carbono durante la noche.
  • Sentimiento de culpa tras la ingesta nocturna de comida.
  • Sobrepeso.

RECOMENDACIONES

  • Consumir las calorías necesarias durante el día.
  • Evitar el estrés.
  • Consultar un sicólogo en caso de sufrir depresión.
  • Aumentar los niveles de melatonina, hormona que ayuda al sueño.

Portal Salud Tus exámenes e historia médica
RUT
Clave
Número de Orden  ? 
¿Cómo obtener Clave?