Logo Mega Salud

“Cada minuto es único e irrepetible” La vida en yoga de la actriz María José Prieto

“Cada minuto es único e irrepetible”

La vida en yoga de la actriz María José Prieto

Fecha de publicación: 4 Ago 2015

La vida en yoga de la actriz María José Prieto

Hace 14 años que esta destacada actriz descubrió el yoga, disciplina que cambió radicalmente su vida. “Antes era más rígida de cabeza y de tendones. Corría de un lugar a otro sin parar, llenando la agenda para no tener ni un minuto de silencio. Pensaba que de eso se trataba la vida: de hacer en vez de ser”, confiesa al recordar cómo eran sus días antes de convertirse en instructora de esta práctica.

Fue a su primera clase motivada por su marido, el también actor Cristián Campos, donde pudo comenzar a experimentar los beneficios de esta disciplina. “Siempre solía estar pensando mil cosas a la vez. Sin embargo, después de cada asana (postura), mi mente se enfocaba cada vez más en lo que estaba haciendo y menos en lo que tenía planeado hacer después de la clase. Luego, al salir, sentía que la música de mi auto estaba muy fuerte y que los bocinazos y la violencia del entorno no me afectaban como antes. Caí en la cuenta de que el yoga era mucho más que un deporte”.

Así fue como se volvió una alumna regular, practicando 3 veces por semana, hasta que motivada por una de sus profesoras, decidió comenzar su proceso de formación como instructora, que tuvo una duración de 5 años. Hoy, imparte clases en el centro de yoga Atmanjali.

Con el yoga, mi vida adquirió mayor sentido y logré una conexión con mi ser interno al poder parar el chicharreo mental. Tomando conciencia de mi cuerpo, fui capaz de mirar desde otro lugar los problemas reales e imaginarios con que uno se va encontrando en el día a día.

Además, sufría de insomnio, y de algunos problemas de digestión y circulación, lo que mejoró con la práctica”.

Posturas que sanan

Para comenzar a ver los beneficios del yoga, María José recomienda asistir a clases 2 a 3 veces por semana. Para esto, señala, no se requiere tener habilidades físicas ni tampoco existen contraindicaciones, pudiendo ser efectuado por personas de cualquier edad, incluso niños sobre los 6 años.

El yoga Iyengar busca la correcta alineación de huesos y articulaciones, lo que permite que carguemos menos peso en nuestro cuerpo. Las asanas o posturas no sólo tonifican nuestros músculos, sino que se ven beneficiados tejidos, ligamentos y nervios, debido al mejor funcionamiento de los sistemas fisiológicos. También se fortalece el metabolismo, ayudando a la circulación linfática y a la secreción hormonal, junto con relajar el cuerpo, incrementar la concentración y calmar la mente del estrés diario”, aclara.

María José cree fervientemente que si más personas hicieran yoga, viviríamos en una sociedad menos estresada. “Su práctica regular nos devuelve nuestro propio ser, nos ayuda a empoderarnos y, por ende, contribuye a una mejor salud mental y emocional. El yoga no sólo nos libera de los achaques y dolores que nos afectan, sino que también de los temores y de nuestra dualidad (separación). El yoga es unión y, como tal, nos aporta una sensación de conexión con nosotros mismos y nuestro entorno”.

Luego de un largo recorrido por el sendero espiritual de esta disciplina, María José entrega una recomendación a las personas que buscan desconectarse de la vorágine y el estrés diario. “No tenemos que olvidar que cada minuto es único e irrepetible, por lo que debemos tratar de estar conscientes –ya sea en el trabajo, cuando estamos con nuestra familia o en nuestro tiempo libre–, que ese preciso momento no volverá, por lo que hay que sacarle el mayor partido viviéndolo en cuerpo y alma. No es un consejo sencillo, pero vale la pena intentarlo”.


Portal Salud Tus exámenes e historia médica
RUT
Clave
Número de Orden  ? 
¿Cómo obtener Clave?